Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

En el año en que se celebran las 20 primaveras de “Seven” (sí tío, 20 años, flipa) he vuelto al festival que te devuelve tu infancia, al niño en una pastelería con un gran escaparate, al parque de atracciones con esa montaña rusa que te asusta y te atrae; a la inocencia, al asombro y la seducción de la experiencia colectiva de aplaudir y silbar y reír ante los estímulos proyectados en una pantalla. Y, por supuesto, beber y comer en El Cable, pasear por las calles empedradas de Sitges, caminar por el paseo marítimo, tomar el sol con una cerveza y un pincho de tortilla mirando al mar. La definición de “aquí sufriendo” vaya.

Este año le han dedicado un espacio a la series y le entregan el gran premio Honorífico a Oliver Stone. Además hoy llega Takashi Miike, un fijo en el festival, el director de “Ichi the Killer” y “Llamada Perdida” que estrena dos películas: "As The Gods Will" y "Yakuza Apocalipsis".

En competición os puedo hablar de 4 películas:

 

The Devils Candy: Un padre pintor buenorro heavy se muda a una casa con su hija buenorra metalera y su mujer buenorra no tan heavy. Doom, trash, Metallica, ingeniería sonora contundente y escenas violentas y perturbadoras eficaces, con muerte por empalamiento de guitarra de flecha incluida.

Demon: Producción polaca que me ha recordado en la forma a “La Cinta Blanca” de Haneke. Una pareja de novios reciben como regalo de boda una tierras donde él encontrará unos huesos y sufrirá en el transcurso de la celebración unos extraños episodios que por lo visto no tienen que ver con el desmesurado y arraigado afán por la libación que se da en la ceremonia. Humor, misterio, banda sonora Klezmer y una fotografía cruda y tenebrosa, esta película rescata la leyenda judía del Dybbuk, que no sé de qué va pero parece que no es algo bonito.

Cop Car: Interpretación maestra de un Kevin Bacon histriónico y paródico con su particular visión de poli corrupto. Un interesante Jon Wats dirige esta película road movie sin salir del típico pueblo con sus carreteras infinitas atravesando el desierto, con un halo de “Cuenta Conmigo” y una moraleja: niños, no os escapéis de casa.

Nina Forever: La metáfora fantasmas del pasado aplicada a las ex y convertida en historia fantástica por los hermanos Blaine. Magistral realización, atmósfera english incluida la banda sonora indie y un trío lésbico con una zombie.