La sencillez del arte

Fecha publicación: 3/5/2012

No era un día bonito, no amanecí bien y mucho me temía que iba a anochecer aún peor. A pesar de todo, cogí el coche acompañada de mis 38 y me fui al Castillo de Jaén a ver a Alis. Nunca pensé que ver un concierto en un estado así pudiera ser bueno, pero cuando te ves rodeada de semejante escenario (recordemos, un castillo del siglo XIV) y con la sensibilidad aumentada por el dolor no te queda más remedio que relajarte y disfrutar de la suerte que supone presenciar algo así.

La palabra que resonaba en aquella perfecta acústica era intimidad. Un concierto en sepia en el que entendimos que era necesario incrustarse en el silencio para poder entender tal acto de sinceridad artística.

Llegó entre aplausos, preludio perfecto del éxito de la sencillez que iba a rodear aquel concierto. La fiebre desapareció durante una hora y los que nos reunimos en aquel salón disfrutamos del repaso, siempre necesario, de algunas de sus mejores canciones. Me es imposible hablar de tracklist del concierto porque, tras el tiempo que ha pasado, se me fueron volando los recuerdos; aún así, tengo grabada a fuego la siempre perfecta Mínimo y la delicia que supone escuchar Debajo del limón (tema por el que optó a mejor BSO en la pasada edición de los Goya) en directo y que te deja cierto sabor al paso de Machado por su ciudad natal, Baeza. Sin duda alguna, Cuarto y mitad y la emoción desbordada de Pachi en ese tema fue la culminación perfecta para la intimidad que consiguió evocar en aquella hora de concierto.

Los artificios, las posturas fingidas y las poses excesivas de aquellos que se esfuerzan en parecer diferentes y morir ahogados (y humillados) en el intento de la inmortalidad de la diferencia agotan. Alis demuestra no ser así, la sencillez con la que te acaricia las emociones en la aparente soledad de su guitarra te hace adquirir un nuevo grado de sensibilidad y consigue que te dejes llevar hasta introducirte en la acústica de sus cuerdas en un éxtasis de humildad.

No extraña encontrarte esta sencillez cuando tienes la oportunidad de hablar con él unos minutos. La humildad atrae sobremanera, más aún cuando esconde un talento tan grande.

Cuando toca con banda te hace desterrar cualquier idea preconcebida que tengas sobre un directo suyo, llegando a mejorar cualquier concierto vivido antes, pero creo que todos los que le hemos visto en ambos formatos coincidimos en que, si bonito es entregarte a alguien, más bonito aún es cuando la otra persona te desnuda y ni siquiera te vas dando cuenta. Alis, en eso, es un maestro.

Me permito la licencia de rescatar algo que ví hace años y que me encandiló. El arte nunca es suficiente cuando se hace de forma sincera y el vídeo siguiente es una muestra perfecta de ello.

Ene Magari

Sin azúcar, gracias.

Más posts

Social:
Twitter

Comentarios

  1. Escrito por IKico Gómez el 3/5/2012, 16:36 [Contestar]

    Alis tiene la capacidad innata de que sus canciones sean banda sonoras para cada momento de la vida…Lo que dices es lo que muchos sentimos con su música.

  2. Escrito por Ene Magari el 7/5/2012, 17:34 [Contestar]

    No mentía.

    http://www.youtube.com/watch?v=FjNO-gsy0pU

  3. Escrito por José Javier el 7/5/2012, 18:25 [Contestar]

    No voy a pecar de insensato, sería todo una osadía por mi parte.

    Bellas palabras las que salen de tu alma para describir lo que es este grupo, ésta música que tanto te hace sentir.

    Mi Enhorabuena :)

  4. Escrito por José Javier el 7/5/2012, 18:26 [Contestar]

    Y por cierto, Gracias por hacer que lo conozca y más de ésta manera..

    ;)

Responder

Comenta, insensato!